Molinos de trigo en México

La invención de los molinos movidos por energía hidráulica, sus innovaciones y la permanencia de los mismos en diferentes lugares es una historia de casi dos milenios, por lo cual historiadores y antropólogos han creado su rama de estudio molinología


comentar en facebook | imprimir
¿Cuándo se fundaron los primeros molinos?

Los conquistadores españoles, acostumbrados a una dieta diferente a los productos que les ofrecía el territorio conquistado, introdujeron en México las plantas que conocían en Extremadura, Castilla y Andalucía. El trigo era fundamental para la elaboración del pan, por lo que se impulsó tempranamente su cultivo.

Dicho cereal era un cultivo extraño en las tierras mexicanas y su producción requería cambios tecnológicos y sociales. El trigo necesitaba riego y arado, técnicas desconocidas por los indígenas, por lo que fracasó el intento de obligarlos a sembrarlo en sus milpas. Tampoco la importación de trigo de España era una solución por el alto precio. Finalmente los españoles se convencieron de que ellos deberían dirigir los cultivos de trigo, desarrollándose en regiones con agua, mano de obra y mercados remuneradores. La ciudad de México era el lugar con mayor demanda de harina de trigo por lo que pronto se vio rodeada de sementeras. Los primeros virreyes dieron tierras a los españoles para el cultivo del trigo estableciéndose explotaciones agrícolas en Huehuetoca, Coatepec, Chalco, Tlalnepantla, Tacuba y Coyoacán.

Asimismo, los primeros molinos de trigo se instalaron en el valle de México después de la conquista de Tenochtitlan, en la parte occidental de dicho valle, aprovechando las aguas del río Tacubaya. Posteriormente, estos molinos utilizaron los acueductos construidos para abastecer de agua a la ciudad de México, desde los manantiales de Santa Fe, y del Desierto y los Leones. Era la llamada agua “delgada”, utilizada por los habitantes de la ciudad de México para consumo doméstico

Los conquistadores recibieron las mercedes para fundar molinos, prohibiendo a negros e indios su posesión. Sin embargo, Francisco López de Gómora, capellán de Hernán Cortés, describe la gran fiesta de los indígenas al ponerse en operación el primer molino hidráulico en la ciudad de México, señala que las mujeres eran las más entusiasmadas, ya que hasta ese momento habían tenido que moler el trigo en el metate de la misma manera como lo hacían con el maíz.

Evolución

A partir de la información localizada en diferentes archivos, propongo una periodización sobre las transformaciones de los molinos en tres momentos:

A) el primero al que denomino el molino colonial, abarca de 1521-1850,
B) al segundo le nombro el molino de influencia francesa, y va de 1850-1885,
C) y finalizo con el periodo del molino moderno de 1885-1900.

El molino colonial

Establecido en el valle de México por los conquistadores después de la caída de Tenochtitlan. Los españoles añoraban su dieta basada en el consumo de pan, por lo que introdujeron el trigo y la tecnología para la molienda. Además, el valle de México tenía corrientes permanentes de agua, lo que impulsó a la búsqueda de caídas que sirvieran como “heridos de molino”. Además del trigo y la tecnología molinar, los españoles trajeron la legislación sobre el uso del agua, la cual era de propiedad real pero podía ser entregada a particulares mediante mercedes para su utilización.

El molino colonial (1521-1850), por su relación de dependencia, coincide con las permanencias y cambios de los molinos en España. Se privilegia la utilización de la madera en la fabricación de los componentes de los molinos, las piedras son de fabricación nacional, se utiliza únicamente energía hidráulica.

El molino de influencia francesa

Debido al aumento en el consumo de harina por los habitantes de la ciudad de México, así como la llegada de inversionistas y técnicos franceses, nos llevan a caracterizar el segundo período de nuestro estudio como el molino de influencia francesa (1850-1885).

Los mecanismos de molienda se vuelven más complejos, se introduce como principal innovación el uso de la turbina, la cual de manera más eficiente da movimiento al molino. Las piedras utilizadas fueron importadas de Francia.

El motor de vapor ya se encuentra disponible, sin embargo, no se utiliza en el valle de México: las dificultades de su operación, el costo mayor en el combustible, así como la carencia de carbón mineral, impidieron su establecimiento.

Por otra parte, se hace más visible la independencia de los molinos de la hacienda. Se venden y rentan separados de las haciendas. La desamortización de bienes eclesiásticos generó cambios en la propiedad, los molinos cambian continuamente de manos. Asimismo, se consolida un grupo de empresarios especializados en la molienda de trigo.

Las principales características de este empresariado era: ascendencia extranjera, nexos familiares en el establecimiento de los negocios, relaciones políticas, y diversificación de sus actividades económicas.

Molino moderno

El período que hemos nombrado como el del molino moderno (1885-1900), coincide con la liquidación de los molinos hidráulicos en el valle de México. Además de la energía hidráulica, se dispone de vapor y electricidad. Los cilindros van a sustituir a las piedras en la molienda.

La molienda realizada con el sistema de cilindros o austro-húngaro fue una innovación tecnológica que revolucionó el proceso de producción de la harina. Mediante este proceso de elaboración de harina, el molido es efectuado entre cilindros de porcelana o metal, abandonando las muelas tradicionales de piedra. Asimismo, surgen fábricas de harina, las cuales automatizan diferentes momentos de la producción.

Este período coincide con la modernización en los medios de comunicación, principalmente la instalación de vías férreas a diferentes puntos del país, lo que permitió el traslado de harina en forma rápida y económica. La producción de los molinos hidráulicos del valle de México estaba destinada fundamentalmente a abastecer a la ciudad de México. La cercanía les permitía abastecer a las panaderías, estableciendo un monopolio durante cuatro siglos.

Los estados de Sonora y Sinaloa, en el noreste del país se especializaron en la producción de trigo, y en los mismos estados se establecieron modernos molinos trigueros.

Fuente: http://www.formulamexicana.com/?p=3530
Investigación de Víctor Gómez Gerardo.
Fotografía: Rocio Fernández Izquierdo.
http://www.panoramio.com/photo/83555705